* Estructura jerárquica y funcional

* Tareas y funciones

* Nivel de competencia del personal

* Perfil de puestos

* Coordinación interna

* Circuito de información

* Sistema de comunicación

* Delegación

* Evaluación de directivos

 

 

 

 

 

El 90 % de los pequeños negocios que empiezan, fracasarán antes del quinto año. ¿Cuál es la causa? Casi siempre la ausencia de una Organización eficaz.

 

Por organización, nos referimos a: las distintas áreas operativas que componen la empresa, los puestos de trabajo, la jerarquía y líneas de mando entre estos puestos de trabajo, las relaciones que se establecen entre los departamentos, las relaciones entre los diferentes puestos de trabajo y la noción del objetivo a conseguir distribuído a todos los niveles.

En TACTIO gestionamos este tipo de proyectos mirando el Objetivo empresarial. Lo concebimos en términos de eficacia y productividad, definiendo la mejor manera de realizar cada tarea. Disolvemos protagonismos y dependencias. Minimizamos la improvisación. Fomentamos la aparición del talento. Motivamos al personal. Mostramos quién cumple y quién no, bajo sistemas de evaluación sistemáticos, etc.

Las empresas que perduran han creado sistemas de trabajo para todas las actividades que realizan, desde la fabricación hasta los métodos de venta, pasando por la manera de limpiar el recinto, para que cualquier persona con un breve entrenamiento pueda desempeñar el trabajo con garantías.

El traslado de dichos sistemas entre los diferentes niveles del organigrama y hasta todos los recursos humanos es por lo tanto un factor esencial para que el funcionamiento de una empresa proyecte realmente el objetivo que se espera de ella.

    1. En nuestros proyectos definimos las funciones, las tareas, las atribuciones y las responsabilidades de cada puesto laboral en base a las cualidades que debe tener la persona que lo ocupe.
    2. Establecemos el modo de evaluar los rendimientos del personal, promocionando el desarrollo de liderazgos.
    3. Identificamos al personal idóneo para cada puesto.
    4. Desarrollamos métodos y programas, orientados a mejorar los conocimientos del personal.
    5. Armonizamos las funciones de los empleados para favorecer la solución de problemas, la anticipación, y la mejora continua.
    6. Implementamos políticas y procedimientos para aumentar la comunicación y la coordinación interna.