PLAN DE VIABILIDAD: LA GUÍA PARA SALVAR EMPRESAS.

 

¿Qué es un Plan de Viabilidad? Muchos autores y profesionales lo definen como una herramienta que trata de marcar el camino que debe seguir la empresa para poder desarrollar nuevas líneas de actuación, ya sea para salir de una situación complicada o bien para desarrollar nuevas líneas de negocio.

Otros expertos diferencian según la situación en la que se encuentra la empresa, llamando Plan de Viabilidad al instrumento para sacar a la empresa de una situación crítica, y Plan Estratégico cuando lo que se pretende es definir los ejes y fundamentos del desarrollo futuro.

En esta ocasión centraremos nuestra exposición en el Plan de Viabilidad, dado que en el actual escenario económico muchas Pymes se enfrentan al difícil reto de reconducir su situación antes de poder pensar en objetivos más ambiciosos. En este sentido, el Plan de Viabilidad se convertiría en el paso previo necesario para asegurar la continuidad de la empresa en el tiempo.

El Plan de Viabilidad es además un instrumento que facilita la toma de decisiones a la Dirección para corregir la situación, ya que en él se detallan los objetivos a alcanzar y los plazos. Este nivel de detalle facilita poder realizar funciones de control sobre la evolución de las actividades planificadas, estudiar los motivos de la desviación y aplicar las acciones correctoras necesarias para regresar al camino definido.

El método de desarrollo de un Plan de Viabilidad

Tactio utiliza el Plan de Viabilidad como herramienta de contingencia que trata de frenar la tendencia descendente en la que la empresa ha entrado. Por tanto, todos los objetivos y acciones que en él se planteen tendrán un periodo de ejecución a corto y medio plazo, y serán definidos para corregir los grandes desequilibrios de la empresa en el momento actual: tensiones de tesorería, pérdidas de explotación, desequilibrio financiero, etc.

El proceso de diseño de un Plan de Viabilidad exige un método de trabajo riguroso, para proporcionar al empresario un documento de trabajo que se convertirá en la guía que dirigirá sus pasos y acción directiva desde el inicio de su aplicación. De manera resumida, el trabajo de Tactio en la elaboración de un Plan de Viabilidad se desarrolla a lo largo de las siguientes fases:

Fase 1. El Plan de Viabilidad se inicia realizando un análisis de la situación actual de la empresa en todos sus ámbitos (económico, societario, organizativo, comercial, operativo, etc.), ya que es la forma de identificar el origen de las causas que han llevado a la empresa a la situación actual y evidenciar sus fortalezas, potencial, áreas de mejora, etc.

 

Fase 2. Seguidamente, resulta fundamental calcular y determinar el Umbral de Rentabilidad, que es el nivel de Cifra de Negocio en el cual se equilibra la estructura de ingresos y gastos y por tanto se alcanza el Beneficio Cero. Este cálculo resulta fundamental para poder hacer una primera valoración prudente de las posibilidades reales de la empresa de alcanzar dicha Cifra de Negocio.

Fase 3. A continuación se proyectan los objetivos presupuestarios a corto y medio plazo, que se plasman en Cuentas de Explotación y Balances de Situación previsionales. Para este ejercicio de  proyección se toma en consideración el potencial de los recursos y capacidades de la empresa, pero sin perder de vista las limitaciones que condicionan su evolución (tensiones de tesorería, endeudamiento financiero, etc.). De este modo, nos aseguramos de dibujar escenarios futuros realistas y alcanzables.

Fase 4. Esta información, debidamente instrumentada en herramientas de gestión y planificación de tesorería nos permitirá determinar las necesidades operativas de fondos y recursos financieros que la empresa precisará para financiar su Circulante el tiempo necesario hasta que su Cuenta de Resultados se equilibre y los flujos de caja arrojen saldos positivos.

Fase 4. Una vez definidos estos objetivos, procedemos a determinar las actuaciones necesarias para alcanzarlos, lo que se concreta en la definición de una batería de medidas de choque y contingencia, destinadas tanto a potenciar los ingresos y consolidar las expectativas de cobros, como a optimizar la estructura de gastos y las correspondientes obligaciones de pago.

Fase 5. Todo lo expuesto anteriormente acaba plasmado y definido en un documento que constituye en sí el Plan de Viabilidad. En este documento, además de concretarse las diferentes medidas y actuaciones por áreas funcionales y de negocio, se asignan tareas a los diferentes responsables de área, y se determina el calendario de trabajo así como los mecanismos de coordinación, seguimiento y control del Plan de Viabilidad.

Fase 6. Por último, se presenta y justifica el Plan de Viabilidad ante la Dirección, iniciando inmediatamente el proceso de implantación del mismo. Para un control y evaluación del mismo, Tactio es el responsable conjuntamente con la Dirección de impulsar y coordinar su ejecución, sumando a este proceso al equipo de colaboradores de confianza en el marco del Comité de Dirección.

Dentro de las actividades de este Plan de Viabilidad, existen una serie de aspectos en los que Tactio se implica de forma especial dada su relevancia, cómo por ejemplo en la negociación con Proveedores y Acreedores, e incluso la preparación y exposición de un Dossier Bancario para justificar ante las entidades financieras y otros posibles inversores las necesidades determinadas anteriormente.

Una vez lanzado el Plan de Viabilidad, Tactio controla la evolución y progreso del mismo, implantando si es necesario nuevas herramientas de control y seguimiento, como por ejemplo los Cuadros de Mando.
Además, los servicios de Tactio incluyen un período de asistencia gratuito durante los 12 meses siguientes a la presentación del Plan de Viabilidad, para supervisar su aplicación y realizar un seguimiento de la evolución y progresos de la empresa, proponiendo e instrumentando si procede medidas concretas para corregir las eventuales desviaciones sobre los objetivos planteados.

Una propuesta para cada caso

Todas las empresas se enfrentan en algún momento de su ciclo de vida a situaciones de dificultad que ponen en riesgo su evolución y continuidad. Se trata de un hecho natural en las empresas, que no depende de su tamaño, actividad o circunstancias. Y lo importante es que el empresario sea capaz de reconocer que la empresa se enfrenta a graves tensiones, y aceptar la necesidad de solicitar la ayuda de profesionales expertos.

En este sentido, Tactio cuenta con amplia experiencia y un equipo de profesionales experimentado en este tipo de actuaciones, y capacitado para proporcionar a cada empresa la respuesta específica más adecuada a sus necesidades particulares.

.  

.

..