Expertos de éxito al servicio del empresario.

 

 

"Las victorias de los buenos guerreros no destacan por su inteligencia o
su bravura.

Así pues, las victorias que ganan en batalla no son debidas a la suerte.

Sus victorias no son casualidades, sino que son debidas a haberse situado previamente en posición de poder ganar con seguridad, imponiéndose sobre los que ya han perdido de antemano"

 

De "El Arte de la Guerra". Sun Tzu.

 

 

 

CONSOLIDAR EL CAMBIO

VER CASOS DE ÉXITO

 

 

¿Consultoría para mi empresa?

 

Tactio ofrece una colaboración de alto valor añadido que consiste en ayudar a sus clientes a mejorar sus resultados y conseguir sus objetivos.

Gracias a nuestra experiencia y constante puesta al día, las ventajas que aportamos a nuestros clientes se pueden resumir en los siguientes puntos:

> Disponer de profesionales expertos en determinadas áreas, con conocimientos y experiencia de éxito contrastadas.

> Objetividad y claridad, ya que aportan una visión externa a la empresa. Muchas veces ser parte de la situación (o del problema) hace que no se vea la realidad con suficiente claridad. Sólo con tener una visión externa hace que un consultor aporte valor.

> Poder afrontar importantes cambios en un corto período de tiempo. Esto es así, debido a que nuestros equipos de consultores poseen las habilidades y la experiencia necesarias para que puedan afrontar grandes o complejos proyectos en un período limitado de tiempo.

> Habilidades de gestión del cambio. Nuestros consultores están especialmente preparados para gestionar el cambio organizativo. Es habitual que las personas propias de la organización no tengan esta competencia, debido a que no es frecuente el cambio en el día a día de la empresa.

> Visión global: haber participado en diversos sectores y actividades permite aportar una visión global de las mejores prácticas tanto a nivel estratégico general como sectoriales.

Ante situaciones que exigen gestionar cambios, muchos empresarios se aferran a la esperanza, o a “declaraciones de intenciones” que no tienen continuidad práctica. Todo ello enmascara la realidad y surgen las dudas sobre cuál debe ser el enfoque correcto